• Home
  • Noticias
  • Las marcas alemanas se reunen con Trump en medio de la confusión por los aranceles

Tarifas y comercio

Las marcas alemanas se reunen con Trump en medio de la confusión por los aranceles

  • Read this in
  • zh-hans
  • ru
  • pt-br
  • en

Los ejecutivos de Volkswagen, Daimler y BMW mostraron esta semana una serie de inversiones planificadas en Estados Unidos a cargos de la administración después de su encuentro con Donald Trump. Los encuentros se produjeron bajo la incertidumbre de las condiciones comerciales después de un tweet del presidente de que China habría aceptado acabar con el arancel del 40% a las importaciones de autos 40% producidos en Estados Unidos.

Harald Krüger, presidente y CEO de BMW (arriba a la izquierda), Herbert Diess, CEO de VW (arriba a la derecha), Dieter Zetsche, presidente de Daimler (abajo a la izquierda) y Donald Trump, Presidente de Estados Unidos

Harald Krüger, presidente y CEO de BMW (arriba a la izquierda), Herbert Diess, CEO de VW (arriba a la derecha), Dieter Zetsche, presidente de Daimler (abajo a la izquierda) y Donald Trump, Presidente de Estados Unidos

El CEO de VW Herbert Diess indicó que anunciarán sus inversiones en Estados Unidos en enero o febrero, incluyendo la posible construcción de una planta para producir vehículos eléctricos. La empresa también podría utilizar la capacidad excedente de producción de Ford para producir vehículos comerciales ligeros y probablemente compartir los costes de nuevas tecnologías, según informaron los medios después del encuentro.

El presidente de Daimler Dieter Zetsche describió Estados Unidos como el mercado más importante del grupo, y afirmó: “Queremos expandir nuestro negocio en Estados Unidos”.

BMW, por su lado, indicó que comenzará a producir motores en Estados Unidos en lugar de importarlos desde Alemania.

El trío alemán construye cientos de miles de autos eAlabama, Carolina del Sur y Tennessee. La fábrica de BMW en Spartanburg, Carolina del Sur, es la mayor planta de ensamblado del mundo.

El secretario estadounidense de comercio Wilbur Ross solicitó a las marcas que aumentasen su producción en América.

Realizó esta petición después del encuentro con el presidente que pretendía prevenir la amenaza de Trump de imponer aranceles del 25% a las importaciones de automóviles y autopartes. El portavoz de VW, Peik von Bestenbostel, comentó: “Actualmente todos los indicios apuntan en la buena dirección”. Pero añadió: “Nadie sabe qué decisiones tomará el presidente”.

La confusión aumenta por la falta de confirmación oficial por parte de Beijing después de que Trump escribiera el siguiente Tweet: “China acordó reducir y eliminar las tarifas de los vehículos estadounidenses que llegan a China. La tarifa actual es del 40%”. El Tweet se produjo el 2 de diciembre después de un encuentro con el presidente Xi Jinping durante la cumbre del G20 en Argentina.

Sin embargo, los oficiales de la Casa Blanca reconocieron que china no se había comprometido por completo a eliminar las tarifas. “Todavía no está firmado, sellado y entregado”, indicó el asesor económico de Trump, Larry Kudlow, quien añadió no había confirmación de que China fuera a cambiar sus políticas comerciales.

En otros mensajes enviados por Tweeter, Trump añadió: “El presidente Xi y yo queremos que se cumpla este acuerdo y probablemente será así. Pero si no, recuerden… soy el hombre de las tarifas”.

En el caso de que China elimine su tasa del 40% entre los principales beneficiarios estarían BMW y Mercedes-Benz, que producen seis de los diez principales modelos producidos en EUA y vendidos en China. Los otros pertenecen a Ford, Tesla y la marca Jeep de FCA.

Impacto económico
Encaso de continuar con los aranceles automotrices, será negativo para la economía local en Carolina del Sur, según advirtieron los economistas Doug Woodward y Joseph Von Nessen de la Universidad de Carolina del Sur.

BMW y Volvo indicaron que sus plantas del estado podrían tener que recortar empleos o ralentizar el crecimiento si se mantienen las tarifas. Ambos economistas estimas que en caso de mantenerse los aranceles chinos, podría tener un coste de 6,000 empleos directos e indirectos en la industria automotriz del estado.

 

Volvo flexibiliza la producción

Producción de los modelos Volvo S60L y XC60 en la planta de Chengdu, ChinaEn una decisión a parte, Volvo reorganizará su producción debido a la incertidumbre comercial y trasladará la producción del XC60 para Estados Unidos desde China a Suecia. Para liberar capacidad en Suecia, se trasladó parte de la producción del V60 a suplanta en Gante, Bélgica.

“También decidimos producir el nuevo modelo S60 localmente en China para el mercado Chino. Nuestra nueva planta de Charleston [Carolina del Sur, EUA], está lanzando ahora su producción y producirá el modelo S60 para casi todos los demás mercados”, según indicó un portavoz de Volvo.

Una de las víctimas de estos cambios fue su plan de producir los modelos de la marca hermana Lynk en Gante a partir de finales de 2019. Según un portavoz, se retrasó el inicio previsto debido a la incertidumbre en la situación del mercado en China.

La producción de Lynk continuará en China y no afectará al lanzamiento en el mercado europeo, y se mantiene la opción de producir en Europa en el futuro.

Volvo y Lynk pertenecen ambas al holding Zhejiang Geely.