• Home
  • Noticias
  • México se mantiene fuerte ante las adversidades

Conferencia Automotive Logistics México

México se mantiene fuerte ante las adversidades

  • Read this in
  • zh-hans
  • ru
  • pt-br
  • en

TMCONTENEDORESMéxico mantiene su posición entre los diez principales productores y exportadores automotrices a pesar de los diversos retos, entre ellos el nuevo tratado México – Estados Unidos – Canadá (T-MEC), las diversas inclemencias temporales y el empeoramiento de la seguridad nacional.

Eduardo Solís, vicepresidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), comento ante los participantes en la conferencia Automotive Logistics México de la semana pasada que el sector “crece significativamente” y representa ya el 20.2% del PIB, tan solo por detrás del sector alimentario con el 20.7%. Afirmó que los ingresos netos del sector automotriz en México superarán los $77m.

El conjunto de la economía también está creciendo, según Daniel Chiquiar, director de investigación del Banco de México, a pesar de los diversos retos a los que se enfrenta el país desde 2014, entre ellos la caída del precio del petróleo, una menor financiación externa, la ralentización económica global y la incertidumbre sobre el libre comercio.

México es en la actualidad el séptimo mayor productor automotriz del mundo y el principal productor de América Latina con 4 millones de unidades producidas el año pasado. Más del 80% de los vehículos se exportan y el es el cuarto mayor exportador automotriz del mundo.

Pero a pesar de un aumento del 6% de las exportaciones en 2018, la producción se mantuvo fija. Solís aseguró que se trata en parte a unas inundaciones que afectaron a la región de Bajio, lo que llevó a algunas plantas a cerrar temporalmente. Honda, por ejemplo, no pudo producir vehículos desde finales de junio hasta noviembre después de que la planta de Celaya se inundara y no pudiera recibir material entrante.

Aumento de la criminalidad
Además de ello, en los últimos años empeoraron los problemas crónicos de México, como los disturbios civiles y la elevada criminalidad, incluyendo vandalismo y robo de combustible y vehículos, tal y como confirmaron varios ponentes.

Carlos Jiménez, director de daños a autos y transporte en la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), afirmó que entre 2012 y 2018, se produjo “un gran aumento” en el robo de vehículos, también durante su transporte. Para indicar el tamaño del problema, Jiménez destacó que los 93,000 declarados como robados durante los últimos 12 meses representan tan solo una parte del volumen real, ya que tan solo el 30% de los vehículos en México están asegurados.

Por otro lado, los bloqueos de maestros impagados provocaron interrupciones en los servicios ferroviarios, mas recientemente en enero. Solís de AMIA indicó que en el estado de Michoacán, 280 trenes, 10,000 contenedores y 14,000 vehículos nuevos quedaron en las vías sin poder alcanzar su destino. Al mismo tiempo, las empresas logísticas tuvieron que enfrentarse a la escasez de combustible para sus camiones después de que el gobierno cerrará los principales oleoductos para detener la extracción ilegal de los mismos.

Nuevos requisitos de libre comercio
Al margen de estos trastornos internos, el sector automotriz estuvo pendiente del nuevo T-MEC, que se acordó provisionalmente en octubre del año pasado. El tratado con las siglas USMCA en inglés todavía deberá ser ratificado por los gobiernos de los tres países norteamericanos y hay varios puntos por concretar todavía.

El requisito de contenido local del 62.5% del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se dividirá en varias normas en el nuevo acuerdo, por lo que podrían aumentar los costes de cumplimiento. Solís aseguró que las nuevas normas de origen son “complejas” y “robustas” y que las operaciones de ensamblado “deberán trabajar diligentemente” para cumplir con los criterios adicionales para evitar tasas adicionales.

Para los vehículos ligeros, los componentes esenciales deberán tener un contenido regional por valor del 75%, los componentes principales un 70% y los componentes complementarios el 65% (para los vehículos pesados los componentes pesados deberán tener un 70% de contenido regional, mientras que los componentes complementarios deberán contar con un 60%). El acero y el aluminio utilizado deberá ser norteamericano en un 70% y el 40% de los vehículos deberá ser producido por trabajadores con un salario mínimo de $16 la hora.

Eduardo Solís, presidente ejecutivo de Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA)

Eduardo Solís: México necesita un mecanismo "ágil y sencillo" para calcular los niveles de contenido local

Solís reclamó el desarrollo de un “mecanismo ágil y sencillo” para calcular los niveles de contenido local, por el bien de exportadores, importadores y también fabricantes. Afirmó que el gobierno mexicano se reunió con representantes de varios sectores productivos para consultar su punto de vista y que Estados Unidos está haciendo lo mismo. Ahora que el gobierno estadounidense está en marcha después de la paralización debido a una disputa presupuestaria, los últimos detalles podrían formalizarse este verano, según sugirió Solís.

A pesar de estos retos significativos, tanto en el frente nacional como internacional, hay un sentimiento de confianza entre los líderes empresariales y agentes gubernamentales en México. El Banco de México predice que seguirá el crecimiento, aunque modesto, en los próximos años: 1.7-2.7% en 2019 y 2-3% en 2020.

Entre los constructores automotrices, acostumbrados a los problemas domésticos en México, también hay esperanza de mantener la séptima posición productiva a nivel mundial e incluso de alcanzar la sexta posición para 2020. Aunque después de 25 años del TLCAN, el T-MEC podría ser un mayor obstáculo que las cuestiones internas para alcanzar este objetivo.